Monday, August 17, 2015

¿No hay hashtag? No hay problema

No hace falta buscar muy lejos estos días para encontrarse con un hashtag. Están en anuncios de televisión, vallas publicitarias, camisetas de fútbol y hasta en la zona de anotación en algunos campos de fútbol americano. Los marketeros llevan ya tiempo usando hashtags para controlar y medir sus campañas y no faltan herramientas para hacerlo.

Sin embargo, con los hashtags dependemos de que los usuarios etiqueten su contenido de forma correcta, usando el hashtag adecuado. Los hashtags tenían mucho sentido cuando la web social era principalmente textual, pero últimamente en muchas campañas parecen una ocurrencia de última hora.

¿Estamos asistiendo a la muerte del hashtag?

Caso ilustrativo: la reciente campaña convertida en meme #StraightOutta. Esta campaña fue lanzada por Beats by Dre y se activó gracias a varios deportistas de primer nivel que tuitearon una foto de sí mismos con una imagen superpuesta imitando el poster de la película sobre N.W.A. Straight Outta Compton. En el mismo tuit se ofrecía en enlace a una herramienta que permitía a todos los usuarios generar una copia para ellos mismos, promocionando así el estreno de la película.

El problema es que los deportistas usaron el hashtag de forma inconsistente o directamente lo omitieron. Basta con ver el ejemplo de uno de los deportistas más seguidos en redes sociales, LeBron James, que publicó en Twitter, Instagram y Facebook usando el hashtag #StraightOuttaAkron, aunque con la correcta mención de @beatsbydre.



Seguramente lo que LeBron quería hacer es lo que hizo JaVale McGee: separar el hashtag #StraightOutta de su lugar de procedencia, en este caso Flint, Michigan.




O lo que hizo Thierry Henry con un simple #straightoutta.




Dwayne Wade, por su parte, publicó en Instagram sin usar ningún hashtag relacionado con la campaña:





Lo que queremos decir con esto, queridos lectores, es que todos estos posts tienen valor (¡un valor que aumenta cada día!), pero si te limitas a mirar a los hashtags textuales en las redes sociales, un medio que ahora es visual, no estás midiendo de forma correcta tu campaña. La ejecución visual de esta campaña es fantástica y es fácil de seguir si tienes las herramientas adecuadas. En Blinkfire las tenemos.





Cuando decimos que nosotros calculamos el valor, queremos decir que si intentases ejecutar esta campaña comprando los engagements en cada una de sus respectivas redes (Twitter, Instagram, Facebook) y dependiendo de cómo segmentases las campañas, te costaría esa determinada cantidad igualar el tráfico orgánico por CPE (Cost Per Engagement). Cuando lo sumas, la cantidad es considerable. Por cierto, pronto os hablaremos con más detalle de los distintos métodos de valoración disponibles.


Volviendo al tema del post, si te limitas a seguir los hashtags textuales de tu campaña, no podrías encontrar la mayoría de los posts de esta captura de pantalla y mucho menos valorarlos.



Creo que nuestro punto queda demostrado. Ahora tengo ganas de ver Straight Outta Compton. Lo malo es que en España no se estrena hasta noviembre... 





No comments:

Post a Comment